logo cenu centro educativo naciones unidas

Paternidad en tiempo de Covid-19

Sin lugar a duda, la relación padres e hijos se ha consolidado de manera inigualable en los últimos tiempos, ya que nos hemos enfrentado a una situación de completo es conocimiento, en la que lo primordial para todos, era poder mantener a salvo a quienes más amamos.

Una de las principales dificultades durante esta época, más allá de la importancia de precautelar la salud familiar, fue la dificultad o miedo, que existía en los padres al momento de comunicarle a sus hijos que es lo que estaba sucediendo, considerando que los más pequeños se movilizan a la acción de querer salir a jugar, mientras que, los más grandes optan por sumergirse en alguna actividad digital de su preferencia, dejando de lado por completo la preocupación principal de sus padres.

Las familias no se han visto en una tarea fácil, puesto que los padres han tenido que pasar por una prueba extraordinaria y de gran valor emocional, al convertirse en padres de tiempo completo, desconociendo en mucho de los casos a que se estaban enfrentando. Los padres, a raíz de sus diversas obligaciones, se encontraban acostumbrados a compartir con sus hijos tiempos prolongados únicamente durante los periodos de vacaciones, sin embargo, esta enfermedad desconocida llamada Covid-19 ha obligado al núcleo familiar a dejar de lado todo aquello que se concebía como primordial y lo ha movilizado a papá y mamá a reinventarse diversas formas de instaurar nuevos hábitos, sostener una comunicación adecuada, favorecer tiempo de calidad y fortalecer la empatía hacia sus hijos.

Durante estos últimos meses, muchos de los padres han tenido que cuestionarse y restaurar sus roles en el hogar, razón por la cual, mamá siendo la que generalmente se encargaba de acompañamiento de los niños en casa hoy cuenta con un aliado estrella “papá”. La familia ha evolucionado y consigo los roles a desarrollarse, al padre actualmente se le otorga un rol de gran importancia para el desarrollo integral de su hijo, ya que se encuentra ampliamente ligado a factores que van de la mano con el desarrollo de su personalidad.

Seguramente nos estamos preguntando, ¿qué es eso del vínculo afectivo?, básicamente se trata de los lazos que se crean entre padres e hijos o cuidadores que contribuye de manera significativa en la convivencia familiar. Estos “lazos” que se crean en la familia, son fundamentales para el desarrollo emocional del niño, ya que marcarán significativamente las actitudes, conductas, pensamientos y comportamiento de los niños y adolescentes; así como también en la forma en cómo se relacionarán con los demás.

Siendo conocedores de la importancia del rol paterno dentro de la familia y de la necesidad de fortalecer el vínculo afectivo del papá hacia sus hijos durante estas épocas de transición y cambios obligatorios, invitamos a los papás a considerar las siguientes recomendaciones:

Dialogue con su hijo

El primer contacto afectivo durante el día debe de ser de gran significación, puede iniciar con preguntas como: ¿Cómo estas? ¿Cómo te has sentido? ¿Estás listo para las clases? o ¿Cómo te fue en las clases?, coméntele los aspectos más positivos de su día de trabajo, hágale saber que lo extrañó y finalmente de espacio para que el niño también interactúe preguntando y contando lo que él desee, de esta manera se creará un hábito de comunicación familiar.

Otro espacio importante de diálogo que pueden considerar es la hora de la comida. Para los papás que pueden gozar de la compañía de sus niños y adolescentes durante cualquiera de las comidas, pueden crear un espacio para proporcionar información positiva de importancia familiar, en la cual, también pueda otorgarle la oportunidad a su hijo de expresar su opinión o algún aporte. Si esta práctica no se da actualmente en su familia, busque un día de la semana que favorezca a todos y reúnalos para compartir los alimentos.

Realice expresiones afectivas

Tanto el niño como el joven, requiere de afecto de sus padres, para mantener un vínculo afectivo sano, es recomendable no pensar que su hijo sabe que lo ama. Demuéstrele afecto desde las cosas más pequeñas, como un detalle, una caricia, un beso, un abrazo, una palmada de felicitaciones. Dése un espacio, escríbale una carta o un mail, hágale saber que pase lo que pase usted siempre estará ahí para él o ella, y lo más importante, dígale qué significa para usted y cuánto lo ama. Estas acciones favorecen el fortalecimiento de la autoestima y la seguridad en sus hijos.

Comparta una actividad de interés

En muchas ocasiones nos cuestionamos cuáles son aquellas actividades que podríamos compartir con nuestros hijos, para esto lo principal es reconocer cuáles son sus gustos o preferencias y cuáles son aquellas cosas que les genera placer y tranquilidad.

Por ejemplo, con los más chiquitos se puede compartir, un cuento o una historia familiar, un espacio de arte donde puedan pintar o cantar juntos, también pueden usar juegos de mesa, legos o las muñecas. En el caso de los más grandes podrían compartir una película, una serie o un juego de PlayStation.

Si cuenta con un espacio seguro dentro de la casa, como patio, salgan a jugar con un balón, una cuerda o realicen un juego tradicional de preferencia, la finalidad es poder disfrutar y vincularse con sus hijos.

Evite los castigos físicos

Evite todo tipo de castigo físico, no descargue la ira y frustración en sus hijos, asegúrese de buscar un espacio adecuado en donde le haga conocer cuáles son las emociones de papá frente a situaciones o hechos incorrectos de su parte. Déjelo expresar su pesar y mientras lo esté haciendo demuestre su interés y empatía hacia él. Antes de terminar el diálogo hágale saber lo importante que es para usted y dele a conocer el castigo y el tiempo que este tendrá.


Psi. Cynthia Pineda Estupiñán.
DECE

4 Comments:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *